UNIDAD PARA UNIDAD DE IMPLEMENTACION DEL ACUERDO DE PAZ

LOGO UNIDAD COLOR

El Plan estratégico de Seguridad y Protección (PESP) se construyó entre entidades de Gobierno nacional y firmantes de paz en proceso de reincorporación, cuenta con siete (7) líneas estratégicas, 11 programas, 20 subprogramas y 62 acciones.

Bogotá D.C.; 2 de noviembre de 2023. Como un hito se constituye la aprobación del Plan Estratégico de Seguridad y Protección (PESP), para las garantías de seguridad de los firmantes de paz de las extintas FARC-EP en proceso de reincorporación a la vida civil y de sus familias, hecho que marca un avance significativo en la implementación del Acuerdo de Paz dada la naturaleza conjunta de su construcción que vinculó a entidades del Gobierno nacional y a delegados de la población objeto.

El Plan se aprobó durante la sesión número 110 de la Mesa Técnica de Seguridad y Protección que se llevó a cabo en la ciudad de Bogotá, luego de más de 15 sesiones de trabajo y concertación que durante 10 meses incluyeron encuentros con líderes, lideresas y personas en proceso de reincorporación en regiones como Valle del Cauca, Nariño, Caquetá, Cauca y Guaviare.

Enfocado en la creación de un Plan Estratégico de Seguridad y Protección alineado con la visión integral de implementación del Acuerdo de Paz, este incorpora el concepto de “seguridad humana” y su relación con la “Paz Total” establecida en la Ley 2272. Además, se destaca por la consideración de aspectos étnicos, de género y territoriales que son fundamentales para la adaptación de políticas en concordancia con el espíritu del Acuerdo.

Cuenta en su estructura con siete (7) líneas estratégicas,11 programas, 20 subprogramas y 62 acciones que involucraron diversas entidades y será revisado y ajustado cada seis meses para adaptarse a las realidades cambiantes de los territorios. Cada línea estratégica se compone de programas específicos y acciones dirigidas a prevenir la estigmatización, promover la participación social y garantizar la seguridad y protección de la población objetiva, con énfasis en la educación para la no estigmatizar y la prevención de riesgos.