UNIDAD PARA UNIDAD DE IMPLEMENTACION DEL ACUERDO DE PAZ

LOGO UNIDAD COLOR

Por: Gloria Cuartas
Directora de la Unidad de Implementación del Acuerdo Final de Paz

En algún territorio del país. María Brígida González es una amiga campesina, artista y fundadora de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó. Con el paso de los años ella ha tejido la geografía del corregimiento mostrando la inmensidad de las montañas, de sus ríos y riquezas, pero al tiempo, del dolor de la muerte que ha perseguido a los integrantes de la comunidad dejando alrededor de 300 víctimas del conflicto armado.


Esta geografía del dolor y de la memoria es la que tienen muchas comunidades rurales en Colombia, algunas tejidas, otras pintadas, otras dibujadas, o simplemente, narradas en la memoria de los pueblos campesinos que siguen recordando a los suyos.

En un largo trasegar de lucha por el respeto de la vida, la defensa de los derechos humanos y la búsqueda de la paz, ahora que la vida me permite liderar la Unidad de Implementación del Acuerdo de Paz -UIAP-, tomo como bandera las recomendaciones del informe final de la Comisión de la Verdad, con el fin de aportar a la construcción de la geografía de la vida y la esperanza centrada en dos puntos, el primero, una geografía para acelerar la implementación del Acuerdo, para lo cual pondremos a disposición de las entidades responsables de la búsqueda de personas desaparecidas, de la ubicación y desactivación de minas antipersonal y de la reforma rural integral la información catastral de los predios rurales en Colombia.


Esto significa saber de quién es el predio donde encontraron o puede encontrarse el cuerpo de un ser querido; qué territorios pueden limpiarse para quedar libres de artefactos explosivos que mutilen los sueños y esperanzas de campesinos, niños y niñas, jóvenes, mujeres y hombres y, democratizar parte de la información catastral para focalizar la atención sobre los predios rurales que requieren especial atención, teniendo en cuenta los enfoques de género, territorial y etario.


Segundo, una geografía que muestre dónde se están ejecutando los recursos para la implementación del Acuerdo de Paz, como apuesta institucional de la UIAP para visibilizar las obras que se están ejecutando en los territorios, y permitir que la ciudadanía, los entes de control y los organismos internacionales pueden visualizar a dónde estamos llegando.

Todo esto será posible gracias a las instituciones nacionales como el Instituto Colombiano Agustín Codazzi, el Departamento Nacional de Estadística -DANE- y otras, que pondrán a disposición su infraestructura, pero principalmente, su experiencia y conocimiento adquirido durante años al servicio de los más afectados por el conflicto armado.


Esta apuesta ética, transparente y de acción que democratiza la información para los campesinos y campesinas de Colombia, es un paso enorme para acelerar la implementación del Acuerdo de Paz, y al tiempo, para aportar a las garantías de no repetición.


Hago este planteamiento con los años de experiencia que inicié desde que era alcaldesa del municipio de Apartadó, cuando emprendí una lucha decidida por la paz y me percataba de la importancia de la geografía, la cual decidí estudiar para complementar mis conocimientos en trabajo social.


La geografía me llevó a hacer la reflexión sobre el tiempo y el espacio en las políticas públicas, cómo toda política se espacializa y transforma a favor o en contra a las comunidades. Por este motivo, aliento a mi equipo de trabajo, a las entidades aliadas, a las comunidades, a los organizamos de cooperación internacional, a toda la sociedad, para que tengan presente que ¡en la implementación del Acuerdo Final de Paz el lugar cuenta! Y lo que realicemos deje una marca que impacte positivamente en los territorios, en la memoria, y  deje instalada una geografía para la vida, una geografía de la esperanza.

Loading