UNIDAD PARA UNIDAD DE IMPLEMENTACION DEL ACUERDO DE PAZ

LOGO UNIDAD COLOR
  • Integrantes de la Cumbre reafirmaron su compromiso férreo por consolidar una gran red que convoque y dinamice a las comunidades, líderes y lideresas en los territorios, entidades de los gobiernos nacional, departamental y municipal, academia, y organizaciones sociales y ciudadanas que realizan procesos pedagógicos por la paz.
  • Un manifiesto colectivo para la promoción de una cultura que promueva convivencia pacífica, la no violencia y el respeto por la vida hace parte de los resultados de la primera Cumbre nacional de experiencias de pedagogías de paz.

Bogotá, 2 de mayo de 2024. Con éxito terminó la 1ra. Cumbre nacional de experiencias de pedagogías de paz, liderada y promovida por la Unidad de Implementación del Acuerdo de Paz, bajo la dirección de Gloria Cuartas, en articulación con la Consejería Comisionada de Paz, la Agencia de Renovación del Territorio, la Consejería Presidencial para la Reconciliación Nacional, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar; los Ministerios de Educación Nacional y de las Culturas, las Artes y los Saberes; la Consejería de Paz, Víctimas y Reconciliación de la Alcaldía Mayor de Bogotá y el Centro de Memoria Paz y Reconciliación; la Asociación de Construcción Colectiva Unidad y Transformación (ASOCUNT), BENPOSTA, el Costurero de las Verdades, Kilómetros de Vida, Memoria y Paz, la Fundación Compaz, el Instituto CAPAZ y el Instituto de Paz de la Universidad Distrital -IPAZUD-; La Trocha, La Casa de la Paz,  Mercadillos X la Paz, la Red Nacional de Iniciativas por la Paz y Contra la Guerra (REDEPAZ), la Red Universitaria por la Paz Gabriel Izquierdo, la Redunipaz y Somos CaPAZes, entre otras organizaciones sociales que trabajan por la paz.

La iniciativa que logró una asistencia de más de 500 personas en los tres días de agenda contó con la participación de más de 50 representantes de diferentes territorios de los departamentos de Antioquia, Arauca, Bolívar, Valle del Cauca, Caquetá, Cauca, Cesar, Chocó, Cundinamarca, Guajira, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Norte de Santander, Santander y Tolima, además de altos funcionarios del Gobierno nacional, líderes y lideresas sociales, la Instancia Especial de Mujeres (IEM), estudiantes de educación básica secundaria y media vocacional, universitarios, expertos en temas de paz, invitados internacionales, integrantes de organismos de cooperación internacional, académicos, investigadores, talleristas y representantes de comunidades indígenas y afro.

“Nos sentimos muy complacidos, emocionados y dispuestos a continuar este proceso que en esta ocasión nos permitió conocer, visibilizar, articular y aprender de las diferentes experiencias presentadas. Hacer pedagogía de paz es un paso importante que permite reconocer las rupturas y heridas que han marcado las vidas y los territorios en este país, así como una manera de buscar caminos para salir de las violencias y reparar tanto dolor para que no se repita”, expresó Gloria Cuartas, directora de la Unidad de Implementación del Acuerdo de Paz.

De la Cumbre que tuvo lugar por tres días en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación de Bogotá quedó el compromiso  por consolidar una gran red que convoque y dinamice las acciones desarrolladas por las comunidades, los líderes y lideresas en los territorios, las entidades de los gobiernos nacional, departamental y municipal, organizaciones sociales y ciudadanas, comunidad internacional y academia.

El encuentro incluyó más de 15 conversatorios sobre pedagogías de paz en temas como justicia transicional y restaurativa, Paz Total, el Acuerdo de Paz, cultura de paz, víctimas del conflicto armado, la construcción de memoria; experiencias desde la investigación y la academia, la búsqueda de personas dadas por desaparecidas, en los territorios y en comunidades como la de San José de Apartadó. Talleres con gran afluencia durante cada día y la exposición “Hay futuro si hay verdad. De la Colombia herida a la Colombia posible”.

Las relatorías, documentos y otros productos resultado de la Cumbre serán publicados próximamente en la página de la Unidad de Implementación del Acuerdo de Paz www.portalparalapaz.gov.co.

En su último día con una mesa de trabajo de los representantes de las experiencias de paz, de las regiones, las organizaciones y las entidades concluyó la Cumbre con la presentación del manifiesto colectivo por la promoción de una cultura de paz.

Manifiesto por una cultura de paz

Una decidida y generosa acción pedagógica que anide en los corazones de las colombianas y los colombianos; el amor, la solidaridad, el respeto por la vida, la dignidad, la justicia y la equidad harán posible que emerja un torrente arrollador de voluntades capaz de transformar las violencias y convertir el dolor en alegría, la tristeza en felicidad y la angustia en esperanza.

Decididos a recrear los sueños, recuperar la creatividad y convocar desde la fragilidad de la esperanza a las utopías de un mundo mejor, nos declararnos desde la fuerza de los corazones descalzos en desobediencia transformadora frente a los formatos y las competencias individualistas.

Saldremos a cantar con toda nuestra fuerza enredados con los hilos del amor como tercos sinsontes, para ser escuchados en todos los rincones, para que nuestra mirada sea aceptada y nuestros abrazos recibidos. Nosotros y nosotras, que nos hemos dado la oportunidad de creer y recrear la paz lanzamos al mundo, desde este espacio inconcluso de la creatividad el presente manifiesto.

Nos comprometemos a:

  • Abrazar la no violencia para generar didácticas, metodologías y procesos ciudadanos que coadyuven a la construcción de una sociedad sin violencias físicas, económicas, sexuales, sociales, psicológicas o políticas.
  • Acompañar, ampliar y fortalecer con nuestras experiencias y pedagogías los procesos ciudadanos que quieran comprometerse con la construcción de un país en paz, respetuoso de la vida, la diversidad y los Derechos Humanos.
  • Poner a disposición de la sociedad todas nuestras capacidades y recursos materiales e inmateriales para poner fin a las violencias que nos afectan, en especial, aquellas que se ejerce en contra de las niñas, los niños, los adolescentes, jóvenes, mujeres, personas con discapacidad y los pueblos étnicos.
  • Promover la democracia y el poder ciudadano para generar las transformaciones pacíficas de los conflictos sociales, políticos, económicos y culturales, colocando en el centro el diálogo y la escucha que construye soluciones y crea compromisos.
  • Promover nuevas pedagogías que hagan posible la inclusión, el amor, el respeto y la dignidad reconociendo la importancia de la “otredad”, la diversidad étnica, cultural y espiritual, para construir entre todos y todas un acuerdo nacional de vida que haga posible la felicidad en nuestros territorios.
  • Aportar a la construcción de una cultura de paz libre de armas promoviendo el rechazo social al uso de la violencia armada y al armamentismo en el mundo.
  • Acompañar los procesos de diálogo social y político para la construcción de paz integral y las estrategias de vinculación de los y las firmantes de paz a la vida social, política y económica.
  • Fortalecer los procesos de reparación integral a las víctimas del conflicto armado, desde un enfoque psicosocial, de memoria transformadora, verdad y justicia para fortalecer el tejido social golpeado por la violencia.

Loading